Actividades en familia - 15 motivos por los que los juegos de mesa no deben faltar en ningún hogar

Actividades en familia - 15 motivos por los que los juegos de mesa no deben faltar en ningún hogar

Si eres madre o padre, ya te habrás dado cuenta que la responsabilidad que tenemos desde el día que nacen es incomparable a cualquier otra tarea o responsabilidad que hayamos tenido nunca. 

    Una responsabilidad de 24 horas los 7 días de la semana. Con el paso del tiempo y a medida que van creciendo, la responsabilidad, o mejor dicho, nuestra función va variando y es muy probable que nadie te haya enseñado a ello.

    Pero hay algo que permanece invariable, y es nuestro deseo y voluntad, como madres y padres por acompañarlos de la mejor forma posible y por crear un espacio de seguridad y tranquilidad para ellos donde puedan desarrollarse y que normalmente llamamos nuestro hogar, nuestra casa.

    Y es que tu casa, es mucho más que un conjunto de paredes, puertas y ventanas. Tu casa son las risas, los enfados, las ayudas, las comidas, los momentos de antes de dormir y los momentos al despertar. Los momentos de antes del baño, de las prisas porque no llegamos, y los incontables momentos en los que niños y adultos aprendemos.

    Tu casa, nunca sería tu casa, sin la vida que vuestra familia vive dentro y esa vida es la que determinará, por encima de muchos aprendizajes formales, el futuro de los niños y el tuyo. 

    Es muy frecuente escuchar eso de prepararlos para el famoso "día de mañana" ¿te suena?, pero no podemos olvidar que ese día de mañana es un concepto mental algo impreciso. ¿Pensaste alguna vez en ese día cuando eras niña?

    Hoy, en el presente, y mucho más teniendo en cuenta a la velocidad que avanza todo, no tenemos ni la más remota idea de cómo será ese día. Ni siquiera para nosotros. ¿Eras capaz de imaginar hace 20 años cómo sería la vida hoy?

    Por eso, creemos que es muy importante dar la importancia que tiene al momento presente y a la importancia de las emociones en cualquier etapa vital, pero fundamentalmente en la infancia.

    Si nos sentimos bien, está probado científicamente,  estaremos en una mejor disposición para aprender, y si estamos preparados y listos para APRENDER, aprenderemos a aceptar y afrontar la vida, con sus continuos cambios y sorpresas, de una mejor manera. 

    En la UNESCO han publicado muy recientemente un documento que marca las líneas de cómo tiene que ser o que tendría que favorecer la enseñanza en los próximos años: 

    • Aprender a hacer
    • Aprender a aprender
    • Aprender a ser
    • Aprender a vivir con los demás.

    Aprender por el solo hecho de memorizar conocimientos o aprender sin ver el sentido ni la utilidad, o valorar a un niño con un número, debería de, hace mucho tiempo, haber salido de los planes de estudio y de las aulas.

    Los niños, las personas, estamos muy por encima de los números que nos clasifican y etiquetan.

    Nos produce tristeza ver como bajo la supuesta modernidad de las tablets u otros dispositivos tecnológicos, las tareas y los contenidos escolares que  se derivan a través de ellas, hacen que la soledad del niño, en una etapa tan importante de su vida para asentar y formar su personalidad, vaya en aumento. 

    Volviendo a la UNESCO, hace ya muchos años, que reconocieron en uno de sus artículos el derecho de los niños al descanso, al esparcimiento y al juego, lo que no parece compatible con horarios infernales llenos de "los primeros del cole" antes de ir a clase, las clases, los comedores y las extraescolares para reforzar los contenidos.

    No debería sorprendernos el aluvión de noticias que hace años que estamos viendo acerca del deterioro de la salud mental de niños y adolescentes y las repercusiones que esto tiene para el resto de sus vidas. El Covid sin duda ha contribuido y potenciado el deterioro de la salud mental colectiva, pero no es la única causa.

    Afortunadamente, la vida siempre nos da la oportunidad de mejorar y cuanto antes nos pongamos, y con más ganas, mejor.

    Hacer actividades juntos en familia, es garantía de vida, garantía de futuro.

    Comprometernos juntos en algo, en una situación de plena igualdad nos dará herramientas que nos van a acompañar y mantenernos unidos durante toda la vida. 

    Ya sea montar en bicicleta, cocinar, pasear, hacer manualidades, jugar y un sinfín de actividades, disfrutar de tiempo juntos fortalecerá nuestros vínculos para siempre. 

    En Mi Juego Bonito creemos en el poder del juego como una herramienta con infinitos beneficios, y hoy te queremos contar los motivos por los que los juegos de mesa no deben faltar en ningún hogar.

    Una apreciación antes de comenzar, tenerlos sin usarlos no aporta nada. 

    15 Motivos por los qué los juegos de mesa no deben faltar en ningún hogar

    1. Hay un juego para cada momento del día, no importa si tienes solo 5 minutos o 3 horas.
    2. Los juegos de mesa incrementan las interacciones y mejoran las relaciones. Cuando jugamos nos enfocamos en el otro de manera consciente, aprendemos a comunicarnos de una mejor manera, dentro de la seguridad que el propio juego con sus reglas nos da.
    3. Nos permite conocer mejor a nuestros hijos, a nuestra pareja, y a nosotros mismos. Aprendemos a interpretar y entender mejor los tonos con los que hablamos, el volumen, la rapidez. Empezamos a entender mejor el lenguaje corporal tan importante en la comunicación.
    4. Nos permiten incrementar y entender la importancia del respeto hacia los demás. Vemos sobre la marcha como nuestras acciones tienen impactos en los demás y reacciones hacia nosotros.
    5. Los juegos de mesa nos enseñan a retarnos, a mejorar nuestro rendimiento y compararnos con nosotros mismos y no contra un elemento externo. Los errores que comentemos en las partidas los vemos como elementos de los que aprender para jugar mejor y no como algo de lo que avergonzarse. Los juegos nos enseñan que la práctica hace al maestro.
    6. Los juegos de mesa nos enseñan a competir de una manera sana. Es lícito jugar para ganar, pero al mismo tiempo es necesario modelar una actitud que no haga necesario el ganar para sentirse bien. 
    7. Los juegos de mesa, nos permiten, a niños y a adultos mejorar y desarrollar multitud de habilidades
      1. habilidades cognitivas que nos permitirán comprender las cosas de una manera más eficiente
      2. velocidad de proceso, lo que significa entender las cosas antes.
      3. favorece la memoria y su desarrollo
      4. lógica y razonamiento
      5. pensamiento crítico
      6. visión y razonamiento espacial
      7. habilidades comunicativas, tanto de expresión como de compresión, habilidades verbales y escritas
      8. atención y concentración
      9. resolución de problemas
      10. autoconfianza
      11. toma de decisiones
    8. Los juegos de mesa nos igualan, todos pueden jugar, con independencia de la edad, o cualquier tipo de discapacidad, siempre hay un juego adecuado para cada jugador, para cada familia, para cada momento
    9. una vez que tienes el juego puedes jugar casi infinitas veces a el y cada experiencia será diferente. Si sacas un juego y ese día no lo disfrutas igual, lo guardas y listo
    10. Los juegos de mesa, como se ha demostrado científicamente, mejoran nuestra salud. Cuando jugamos nos reímos y reducimos nuestros niveles de stress y esto favorece directamente nuestro sistema inmunitario reduciendo además la presión sanguínea.
    11. Es muy fácil ponerse a jugar. La mayoría de los juegos de mesa, al menos todos los que tenemos en nuestro surtido, son fáciles de aprender. No necesitarás estar horas y horas estudiando cómo se juega. Tampoco requieren que seas un experto en juegos para comprenderlos. En la mayoría de ellos no te llevará más de 15 minutos en aprenderlos. Además tienes montones de vídeos por internet que te pueden ayudar en esos primeros pasos.
    12. La variedad es infinita. En temáticas, dificultades, artes, materiales, mecánicas, edades recomendadas. Si todavía no has encontrado un juego que te guste, es probable que a poco que busques sobre qué te gusta hacer en la vida, encuentres alguno que te divierta.
    13. Los juegos de mesa son fáciles de llevar y de almacenar en la mayoría de los casos, hay muchos de ellos que son poco más grandes que un móvil, y en muchos casos incluso menores.
    14. No requieren de un compromiso a largo plazo. Hay hobbies o actividades que requieren de varias horas o sesiones para poder ir avanzando, con los juegos de mesa es diferente, si os gusta un juego en concreto, podéis seguir jugándolo y tendréis cada vez más nivel, pero si te apetece cambiar no te dará ninguna pena el tiempo o dinero invertido.
    15. El precio es siempre muy contenido. En la mayoría de los casos, este tipo de juegos está entre los 5 y los 30 €, a poco que lo juguéis algunas veces varios miembros de la familia, ¿has calculado a cuánto te sale cada partida? Baratísimo, y si le das mucho juego, la inversión es muy rentable.

     

    Y tú, ¿qué opinas de los juegos de mesa como herramienta para favorecer y mejorar la vida en familia?

    Deja un comentario

    Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.